Marketing radical, la mejor opción para tu start up

marketing radical la mejor opcion para tu start up

Hoy hablaremos sobre qué es el marketing radical, y por qué es la mejor estrategia para posicionar tu start up.

Actualmente vivimos en un mundo hipercomunicado donde cada vez es más difícil hacerse notar, de modo que la innovación y la actualización constantes son necesarias. Pero, ¿es esto suficiente? En un mercado cada vez más competido, se necesitan de estrategias que realmente nos hagan sobresalir, un marketing radical.

Hoy en día, el marketing tradicional está en manos de todos, y es más difícil hacerse oír y ganar ventaja competitiva utilizando las fórmulas de siempre. EL marketing radical es una estrategia que busca ir más allá de los conceptos y los métodos del marketing tradicional.

Bien dicen que las reglas son para romperse, y las empresas que aplican el marketing radical buscan precisamente transgredir lo que la tradición les ha enseñado, experimentar y saltarse las leyes necesarias, siempre con el objetivo de generar más ventas y posicionar su marca.

Características de una start up

Para una start up, es particularmente difícil darse a conocer, generar una cartera de clientes y posicionamiento de marca, incluso cuando cuentan con alta calidad y nivel de proyección. Podría decirse, entonces, que una empresa recién creada no se rige por las mismas reglas que las más establecidas. El tiempo para las start up es valiosísimo, y deben estar abiertas a cometer errores y experimentar estrategias, pero de manera ágil y segura.

Por sus características, las start up no se ajustan tan bien a las reglas del marketing tradicional como lo hacen las grandes empresas. El presupuesto es mínimo, por lo que no pueden hacer grandes inversiones como las marcas establecidas; tampoco se pueden dar el lujo de esperar semanas o meses para saber si sus estrategias son las adecuadas, ni de volver a empezar de cero. El marketing para las start up es espontáneo y a corto plazo.

Características del marketing radical

De acuerdo a Sam Hill, cofundador de Helios Consulting Group y coautor del libro Marketing Radical, “las compañías radicales se diferencian de las tradicionales tanto en las formas como ven el mercado como en las técnicas y los enfoques que utilizan; desconfían profundamente de la mayoría de las investigaciones de mercado y ven las cosas que otros no pueden ver”.

Este concepto de marketing deja de lado todas las leyes tradicionales para buscar su propio camino, logrando resultados sorprendentes en ventas y posicionamiento. Pero no se trata de una estrategia caótica, de hecho, existen algunas reglas fundamentales para que el marketing radical funcione:

  • El director general se encarga del marketing. Ésta es la única función que los gerentes nunca delegan. Asumen personalmente el marketing de su empresa y se mantienen cerca de sus consumidores. El director participa en toda faceta que la empresa realiza.
  • Departamento de marketing pequeño y horizontal. La idea es evitar la burocracia y la estructura piramidal, de modo que no haya niveles que se interpongan entre los directores y el mercado. Los datos del mercado no se distorsionan al pasar de mano en mano. Lo ideal es que no exista un departamento de marketing separado, sino que éste se integre en todas las áreas de la empresa, logrando que la información fluya mejor.
  • Encontrarse cara a cara con los clientes. Para los radicales es muy importante estar cerca de sus clientes, no les gusta la información de segunda mano. Ellos conocen a sus clientes, los escuchan, incluso saben dónde viven y dónde acostumbran comprar. Toda esta información sólo se puede obtener mediante la proximidad.
  • Usar la investigación de mercados con cautela. Algunos radicales incluso descartan por completo la investigación de mercado, pues en general lo consideran como un complemento, pero no como fuente absoluta de información sobre sus consumidores. La proximidad con el cliente es más importante, y aporta los conocimientos suficientes sobre su mercado directo.
  • Contratar a misioneros apasionados. A los directores radicales no les interesa tanto la experiencia que pueda tener su personal en marketing, como que sean apasionados del producto que quieren vender. Buscan la destreza, pero también la intensidad y fe en la visión de la compañía; y los llaman misioneros porque están en constante acción.
  • Amar y respetar a los clientes. Los consumidores no son una masa de compra impulsiva, sino seres humanos con emociones y pensamientos. Los radicales se comunican con ellos, se sienten francamente agradecidos por su preferencia, y hacen todo por mantener su lealtad y confianza.
  • Crear una comunidad de consumidores. Los radicales buscan que sus clientes se sientan como una comunidad, viendo a la marca como un elemento unificador. Para ello, organizan eventos como conciertos, festivales, seminarios, clubs, y comprometen a los consumidores con alguna obra benéfica.
  • Replantear la política de marketing. Para los radicales, la publicidad es sólo un valor agregado del marketing personalizado, por lo que redirigen la mezcla de marketing. Es decir, en lugar de utilizar un gran porcentaje del presupuesto en publicidad, dedican gran parte del esfuerzo en comunicarse con su cliente. Cuando utilizan la publicidad, lo hacen en periodos muy cortos y en medios contundentes.
  • Celebrar el sentido poco común. La única forma de que una start up se enfrente a una gran empresa, es haciendo algo alocado y completamente diferente. Por eso, los radicales no se ajustan a las reglas del marketing tradicional y buscan nuevas formas de progreso, transgrediendo en todos los campos: publicidad, promoción, precios y distribución. La mejor manera de cerciorarse que se está haciendo algo diferente es consultando a los expertos; si contestan que es imposible, entonces es el camino correcto.
  • Fidelidad a la marca. Los radicales son obsesivos en cuanto a la integridad de la marca, y muy firmes respecto a la calidad. Saben que restar calidad a su producto es chantajearse a sí mismos, y que tarde o temprano conllevará consecuencias negativas, por lo que tienen estrictos estándares de calidad, y permanecen siempre fieles porque aman lo que hacen.

¿Por qué es la mejor opción para mi start up?

El marketing radical ofrece una alternativa para los negocios recién establecidos, o para quienes desean fortalecer su marca y sobresalir entre la competencia.

Gracias a esta estrategia, Hardley Davidson pasó de ser una empresa prácticamente acabada en los años ochenta, a convertirse en una marca de culto con listas de espera de miles de clientes. Y la NBA, en tan sólo dos años, convirtió a la liga profesional de Estados Unidos en una marca global, y ahora es uno de los espectáculos más vistos en el mundo.

Esto no significa que el marketing radical trata de desplazar al tradicional, por el contrario, los radicales saben que es necesario conocer profundamente el marketing tradicional para poder romper todas sus reglas cuanto sea posible, y lograr ser verdaderamente diferente.

Los radicales saben que la falta de presupuesto puede ser una herramienta fundamental para el éxito. El marketing radical suele contar con recursos limitados, por lo que se ve obligado a utilizar enfoques creativos y claros. Los radicales ensayan ideas nuevas que rompen con lo tradicional, una y otra vez. Y aunque a veces esto no compite con el poderío publicitario de otras compañías, logran relaciones públicas muy inteligentes.

El marketing radical pretende involucrarse profundamente con las bases del negocio, a la vez que mantiene una estrecha relación con el cliente. Este tipo de marketing planea a largo plazo, y comienza con el entendimiento de que cada decisión cotidiana debe estar basada en el compromiso con la calidad del producto que ofrece.

Tu start up necesita de una visión clara y optimista, y para los radicales no existen fracasos; se preocupan más por el crecimiento y la expansión de la empresa que por los beneficios, por lo que tienden a aferrarse a una idea mucho más que el resto de los profesionales.

Ser radical en el marketing hará que tu start up destaque entre las otras empresas, y una estrategia bien aplicada incluso podría competir con grandes marcas. El secreto no sólo está en innovar, sino en transgredir y salirse completamente de las líneas, marcando la pauta para nuevas reglas. ¿Te atreves?

Noticia Destacada: Empresa Mexicana Vende Miles de Millones Por Internet Clic Aquí