Apps móviles para museos

Apps móviles para museos

Apps móviles para museos

Las apps móviles son herramientas con mucha presencia en el mundo actual. Podríamos decir que existe todo tipo de aplicaciones para tareas diversas al grado de volverse indispensables para la vida cotidiana. La gestión cultural no es la excepción.

Las apps móviles como vehículo de información

Desde siempre, el público que suele acudir a los museos o a las galerías de arte son especialistas en la materia, colegas, familiares del artista o él mismo, con excepción de un puñado de curiosos interesados en conocer más acerca del tema. Esto en un principio puede parecer un poco deprimente para todos aquellos que se dedican al fenómeno artístico, de igual forma se culpará a la falta de divulgación o a la raquítica formación humanística de muchas personas. No obstante, el arte prevalece como pilar de la difusión del patrimonio cultural de una nación, siendo emisor de las inquietudes sociales y gestor del dialogo y la reflexión de los problemas colectivos.

La presencia de los recintos museísticos en la formación y preservación de los valores de una comunidad no debe minimizarse. Al contrario, es una tarea que debe asumirse con mucha responsabilidad. Por tal razón, desde principios de este siglo, numerosas instituciones culturales se han sumado a la nueva ola tecnológica y han comenzado a desarrollar aplicaciones móviles para fomentar la visita de un público mayor. En el año de 2009, el Museo Brooklyn de Nueva York (E.U.A), desarrolló una app para iPhone y meses después para el sistema Android. En ellas, daba a conocer una breve semblanza del acervo artístico del museo, partiendo de un texto curatorial que dividía el recorrido virtual en épocas, géneros y artistas. Dicha aplicación podía ser descargada desde cualquier lugar con tan sólo acceder al sitio web del museo, lo que facilitó que el público asistente, mismo que creció a partir de la implementación de esta estrategia publicitaria, tuviera un conocimiento previo de lo que iba a encontrarse dentro de las salas de exhibición.

Entre ese año y 2010, más museos fueron integrando las aplicaciones móviles, entre las más importantes se encuentran las del Museo Nacional del Prado y el Museo Thyssen-Bornemisza (España), el Museo de Louvre (Francia), el MoMA (Estados Unidos), Tate Modern y la National Gallery (Gran Bretaña). Estos formatos digitales no se limitan a recopilar el acervo permanente de dichas instituciones, también las hay de exposiciones itinerantes en forma de catálogos digitales que profundizan con base en estudios profesionales sobre la obra y el contexto en el que se desarrolló la misma. Algunas de ellas son gratuitas y otras han optado por adaptarse a públicos en edad infantil, con discapacidad física (audiolibros para invidentes y débiles visuales, por ejemplo), o simplemente para principiantes.

Incentivar el gusto por los museos de arte no es tarea sencilla cuando se tienen a la mano un millón de posibilidades de exploración visual tan sólo en un teléfono celular. Los jóvenes menores de 20 años no conciben su vida sin el Internet de banda ancha. Por tal razón, estas apps móviles para museos son un punto de anclaje a la vez lúdico, educativo y entretenido que le ha permitido a grandes instituciones culturales de renombre mundial llegar a un público más grande y diverso sin escatimar en la calidad de su trabajo y adaptando su vocación divulgadora a las nuevas narrativas electrónicas.

Noticia Destacada: Empresa Mexicana Vende Miles de Millones Por Internet Clic Aquí