Adblockers, ¿amenaza para el marketing en la era digital?

ad blockers amenaza para el marketing en la era digital

Los adblockers son cada vez más prolíferos y amenazan con acabar con la publicidad online, ¿es esto una amenaza para el marketing en la era digital?

El uso de apps y softwares para bloquear anuncios, conocidos como adblockers, es cada vez más común. Tan sólo para finales del 2015, prácticamente 1 de cada 4 usuarios ya utilizaba este tipo de soluciones, y el porcentaje incrementa aproximadamente 40% cada año, especialmente entre los usuarios de Smartphone, para quienes los anuncios resultan todavía más molestos y difíciles de cerrar desde las pequeñas pantallas.

Claramente, esto se traduce en una crisis para el marketing en la era digital, pues este tipo de extensiones de Internet no sólo atenta contra la publicidad de display, sino que también afecta a la publicidad pagada en los buscadores, acciones promocionales,  e incluso en blogs y redes sociales. Para muchas empresas, los anuncios digitales son su principal fuente de publicidad y de contacto con los consumidores. Para anunciantes con una tasa de bloqueo del 25%, esto representa pérdidas de hasta 500 mil dólares al año.

Irónicamente, son las empresas mismas quienes han provocado el éxito actual delos adblockers, al abusar de la publicidad tras el boom de la era digital. Anuncios pop up, recopilación de información personal de los usuarios, preguntas distractoras en contenidos interesantes y publicidad intrusiva, son sólo algunos de los factores que han conducido a audiencias cansadas que, aunque sí están interesadas en los contenidos, rara vez está buscando comprar algo.

Sin embargo, esto no significa que los consumidores no quieran saber absolutamente nada de lo que tu empresa ofrece, o que nunca vayan a estar interesados en la información que puedas proporcionarles. El incremento en el uso de los bloqueadores es una manifestación del deseo de los consumidores por establecer una relación de mutuo beneficio con los anunciantes. Una exigencia, si quiere verse así, para tomar el control de sus propias puertas virtuales.

De acuerdo a un estudio realizado por Page-Fair Adobe, en donde se les preguntó a 400 estadounidenses por qué empezaron a usar adblockers, la principal respuesta fue “para evitar el mal uso de información personal”. Y es que a lo largo de la última década, la mayoría de las empresas han provechado los anuncios online para recopilar tanta información de los usuarios como sea posible, con el fin de entregar publicidad dirigida. Sin embargo, ciertamente hay una delgada línea entre querer información valiosa del usuario para hacer conversiones, y violar su privacidad.

¿Es el fin para el marketing en la era digital?

¿Qué podemos concluir de todo esto? Por un lado, que probablemente estamos llegando al final de una era en el marketing, y entrando a una época de interactividad. Es decir, se necesitan nuevas estrategias para hacer que el cliente quiera buscarnos, en lugar de ir acechándolo con campañas molestas que de cualquier forma bloqueará.

Entre otras cosas, este cambio de estrategia debe enfocarse principalmente en crear contenidos de calidad: textos relevantes, cuya mayoría no son bloqueados, imágenes puntuales, y una mezcla de arte y creatividad. Pensemos en los medios tradicionales, por ejemplo; las revistas de alta moda más reconocidas internacionalmente manejan publicidad de alta calidad que le da plusvalía a las publicaciones. ¿Por qué pasarlo desapercibido en la publicidad online? Hay que saber aprovechar las ventajas de la red para crear contenidos interesantes, que en lugar de ser molestos atraigan a la audiencia clave.

Se deben encontrar nuevos medios para no atentar contra la privacidad de los usuarios. Probablemente la gente estaría más dispuesta a permitir los anuncios, si sabe que su información no está siendo utilizada por alguien más. Cierto, la finalidad es encontrar patrones que permitan ofrecerle a los usuarios información más precisa de lo que están buscando, pero si los datos que se obtienen de cualquier forma no están siendo exactos gracias a los adblockers, quizás es momento de buscar otras soluciones para acercarnos al público objetivo.

Finalmente, tal vez los adblockers no sean tan malos después de todo, pues por una parte han ayudado a eliminar el exceso en las audiencias: los usuarios que no están interesados en los anuncios, los bots, y los anuncios pagados para ser invisibles. Estos tipos de usuarios extras son los que no verán los anuncios, pero igual robarán parte del presupuesto destinado para publicidad. Omitirlos de principio, podría ayudar a ahorrar miles de dólares al año a una empresa, mientras que saber leer a los usuarios que permanezcan, puede ayudar a crear estrategias mejor dirigidas.

Lo que no se puede poner en duda, es que los adblockers han empezado a ejercer presión sobre las empresas y las agencias de publicidad, que deben comenzar a replantearse sus estrategias, e idear nuevas formas de llegar al cliente. En este punto, dar un paso atrás y permitir que los profesionales se encarguen de crear estrategias holísticas para clientes exigentes, puede ser la opción más viable para tu empresa.

El marketing siempre se ha tratado de atrapar, así que es momento de dejar de arrojar publicidad azarosa, y atraer clientes verdaderamente interesados. La pregunta es, ¿estás dispuesto a hacer lo necesario?

Noticia Destacada: Empresa Mexicana Vende Miles de Millones Por Internet Clic Aquí